martes, 5 de enero de 2016

Online Community of Inquiry (CoI) para enfrentar la Infoxicación y Competencia Desleal de Contenidos Web en Educación.


“La prueba de una innovación no es su novedad, 
ni su contenido científico, 
ni el ingenio de la idea… 
es su éxito en el mercado.”
Peter F. Drucker

Recientemente en Chile ha sido conocido y criticado por la opinión  pública la colusión de las principales empresas productos de papel tissue, la cual se ejecutó a través de la coordinación de precios por parte de ejecutivos de la CMPC y la SCA, los cuales durante más de una década, definieron los precios a su antojo en un pequeño mercado como el chileno (del cual ellas controlan el 90%). Esto ha provocado un gran revuelo y ha sido analizado criticamente por distintos lideres de opinión dentro del marco económico que respaldan los fundamentos de una economía neoliberal o también conocida como "economía social de mercado". Una de las premisas más valoradas de este enfoque económico, entiende que es de gran importancia para la legitimidad del sistema, una competencia leal constante por parte de los oferentes, para que los consumidores sean los principales beneficiarios de servicios y productos de mejor calidad y a precios que representen la dinámica de su demanda. 

He querido tomar esta idea, para ejemplificar un fenómeno que profesores con los cuales comparto reflexionan constantemente al momento de analizar el impacto de las nuevas tecnologías por parte de los estudiantes. Ellos/as señalan que sienten que sus estudiantes no muestran motivación por sus propuestas didácticas ni contenidos, cuestión que discrepa con la realidad que vivían hace algunos años atrás. Los docentes sienten que "no pueden competir" con una forma de acceso al conocimiento  multimedial, multimodal y multifocal permitido por el desarrollo de las actuales fuentes que proporciona internet. Es una especie de "oferta desleal" que ofrecen la multitud de fuentes o nodos en internet que afectan el interés que prestan los estudiantes a las propuestas de contenido que ofrece la escuela. No se trata tan sólo en qué temas son más atractivos o no, sino también en cómo esos temas de preferencia o no son tratados o expresados (canal comunicativo).

1. El marco de la Infoxicación para educación

La infoxicación ha sido un concepto recurrente para poder definir el fenómeno de la saturación de contenidos en la web, aunque su procedencia es pre-digital:

"La “sobrecarga informativa” (information overload) es una expresión que acuñó Alvin Toffler en su libro “Future Shock” (1970) y hace referencia al estado de contar con demasiada información para tomar una decisión o permanecer informado sobre un determinado tema"

Miles de respuesta para un concepto de búsqueda en google, representa para un estudiante no una facilidad como muchos pregonan, sino que un desafío de selección para lo cual no esta preparado mayormente. Por su parte los docentes, los que en su mayoría no aprendieron su disciplina curricular a partir de gestión digital actual de información, no tan sólo presentan una dificultad técnica, sino que también un peligro asociado a la credibilidad de sus conocimientos. Las múltiples fuentes en internet, y sus distintas perspectivas, generan relatividad epistemológica la cual ante los ojos de los estudiantes criados en paradigmas en donde el docente es dueño de la verdad, representan una oportunidad de cuestionamiento en un modelo pedagógico vertical o centrado en el profesor. Para un profesor que cree en su propia centralidad en el aula, la credibilidad es legitimidad, y sin legitimidad no hay autoridad en el aula. Internet, simplemente es considerado una real amenaza a su soberanía intelectual. 

Por lo tanto la infoxicación es un fenómeno que debe ser comprendido en educación como una espada de doble filo para el estudiante, quien puede acceder a múltiples fuentes en la web sobre infinitos temas con pocos clicks, pero que a su vez, debido a los múltiples nodos y formas de construcción de conocimiento, no han pasado necesariamente por un filtro que permita concluir cierta verosimilitud de la fuente. La verosimilitud de las fuentes sólo puede ser otorgada, por alguien que este mayormente aproximado a las áreas del conocimiento en las cuales se indaga, es decir, por conclusión lógica: El docente. 

2. Mercado de Contenidos Saturados

Entrar en una lógica de competir por la credibilidad, llevando al docente al plano de catalogarlo como una fuente más, es un error en el marco de la era digital. El profesor no puede competir con internet, pues su competencia es omnipresente y definitivamente mucho más atractiva que su propuesta de "transmisión de contenidos". Es necesario suprimir definitivamente la noción de "transmisión de contenidos" por aquellas en donde se conjugue la construcción colectiva de significados en el aula y la apertura al acceso de los nodos de información en la web, para que el docente asuma un rol pertinente y deseable de acompañamiento en la navegación web, estableciendo criterios, y estrategias afines.

Al igual que un mercado de productos o servicios, no es rentable para una empresa entrar a competir en aquellos sistemas que ya están sobrecargados de oferentes. Por lo tanto "el servicio" que ofrece el docente, no apunta a ser un oferente más de contenidos, sino más bien un compañero de "consumo" de esos contenidos, que permita al igual que en un supermercado, poder comprar los productos de mejor calidad. El éxito pleno de un docente comprenderá que su estudiante no tan sólo haya "consumido información de calidad", sino que ese buen posicionamiento en el conocimiento y sus tópicos generativos, le permita sin grandes dificultades poder "producir" sus propios significados, sus propios productos de aprendizaje. En este sentido, resulta aun más necesarios reforzar paradigmas socioconstructivistas que valoran un rol activo del estudiante, constructor de conocimiento, con modelos de aprendizaje que valoren el proceso y los productos observables para medir los aprendizajes. 

3. Atenciones Desviadas en Multi-focales/mediales/modales:

Si en el apartado anterior, el relato estuvo centrado en el contenido o "el mensaje" vale la pena adentrarnos en los aspectos procedimentales o en los medios y formas cómo se expresa ese mensaje en la web, haciendo alusión a la frase mcluhiana "el medio, también es mensaje", y por lo tanto que implica la forma cómo accedemos a esa información online y sus canales. Son múltiples medios, y con ellos, también distintos sus modos, que muchas veces son abordados por la generación Z de manera simultanea, en un consumo de información de nodos con dispersión de focos.
Al respecto un articulo del diario el Clarin el año 2013 comenta un estudio significativo respecto al impacto de Internet en los estudiantes:


"De acuerdo con un estudio del Pew Research Center, que funciona en Washington, la tecnología podría ser la responsable de esas dificultades. Allí entrevistaron a 2.500 docentes y encontraron que, si bien el 77% cree que Internet tiene un “impacto positivo” en las tareas que les asignan a sus alumnos, el 87% también aseguró que las tecnologías contemporáneas están creando “ una generación que se distrae fácilmente, con períodos de atención muy breves”.

Enfoques más críticos del uso de las tecnologías en el plano cultural, como el de Nicolas Carr (2010) en su libro "Superficiales: ¿Qué esta haciendo Internet con nuestras Mentes", hacen ver el uso de la web efectivamente estaría teniendo un efecto negativo en las habilidades cognitivas más reflexivas asociadas a la creatividad y al pensamiento profundo. La tentación constante de hacer click en entornos hipertextuales, impediría mayor profundidad en la información que se estudia o revisa, convirtiendo la navegación en un panorámica superficial de información construida por sólo datos volátiles e inconexos. 

Relacionando estas conclusiones sociológicas de Carr con visiones como Taxonomía de Solo (en la figura 3.2) o si indagáramos en el concepto de aprendizaje profundo de Biggs (2005) que responde o es coherente en términos de objetivos a la fase cualitativa de dicha taxonomía, Internet debería ser considerada una amenaza, el recurso anti-pedagógico por excelencia: la blasfemia curricular del siglo XXI. 

Pedró en Tecnología y Escuela lo que funciona y porqué (2010) diría ante los argumentos anteriores que estamos ante un "pesimismo pedagógico", es decir, una visión que rechaza en absoluto el rol positivo de las tecnologías en los procesos de Enseñanza y Aprendizaje, cuestión que nos lleva a replantearnos que rol en específico deberían cumplir estos gadget que día a día son lanzados al mercado y en particular a la Escuela.


4. Comunidades Online de Indagación (Online Community of Inquiry)

Sí, Pedró habla de Pesimismo Pedagógico (y también de su antítesis el Evagelismo Tecnológico), pero avancemos hacia lo que él denomina Realismo Posibilista, es decir, buscar soluciones tecnológicas que realmente respondan a los contextos educativos y a las problemáticas que emergen. En este sentido, oportuno es proponer metodologías activas que busquen que el estudiante consumidor de información se convierta también en productor de esta, desinfoxicandose mediante metodologías que dan respuesta a este contexto, sistematizando procedimientos que orientan la actividad en el aula o en un entorno virtual de aprendizaje.


El modelo de comunidad de indagación planteado por Garrison, Anderson y Archer (2000) es considerado una pedagogía emergente o modelo tecno-educativo, que plantea utilizar las tecnologías para detonar 3 presencias o categorías de acción:
  • Presencia Social: Aspira a la construcción colaborativa de la comunidad de aprendizaje (el grupo) la cual debe fomentar la expresión afectiva, la comunicación abierta y la cohesión de grupo.
  • Presencia Cognitiva: Esta categoría da nombre a la metodología de aprendizaje (indagación), la cual desarrolla la comunidad en momentos que detonan una acción puntual para el aprendizaje: "Detonación", "Exploración", "Integración" y "Resolución".
  • Presencial Docente: Finalmente, y como hemos señalado en las conclusiones anteriores, el docente debe asumir un rol acompañante en el proceso de indagación que propone este modelo de aprendizaje, haciendo énfasis en el diseño y organización de la actividad, facilitando el discurso y generando instrucciones directas. 

La detonación, es sencillamente el paso inicial que permita cautivar al estudiante en su propio proceso de indagación, para generar respuestas en las etapas de integración y resolución. Puede ser una pregunta, o un reto, que estimule la búsqueda en la web, apoyada por una comunidad de aprendizaje que comparte su mismo objetivo y un docente que no pretende competir con internet (reduciendo su rol a un repetidor de contenidos), sino a un gestor y asesor del estudiante en su propio descubriendo y construcción de significados. Al respecto resulta sumamente útil integrar aplicaciones web 2.0 para el fortalecimiento de la comunicación de la comunidad y gestores de marcadores de sitios web para afianzar la indagación.

No es necesario, por lo tanto, competir con la internet, sino que transformarla en un ambiente de aprendizaje, ya que efectivamente eso es "un entorno virtual, una reverberancia de la realidad, un producto cultural". 

Referencias
  • Biggs, J. (2005) Calidad del Aprendizaje Universitario. 
  • Carr N. Superficiales. ¿Qué está haciendo Internet con nuestras mentes? 
https://www.researchgate.net/publication/273764931_El_modelo_de_Comunidad_de_Indagacion
  • Clarín 6/6/13 - Cómo Mantener hoy la Atención en la Escuela.
http://www.clarin.com/sociedad/mantener-hoy-atencion-escuela_0_932906805.html
  • Garrison, Anderson y Archer. El modelo de Comunidad de Indagación. CoI (Online Community of Inquiry)
https://www.researchgate.net/publication/273764931_El_modelo_de_Comunidad_de_Indagacion
  • Miriadax. - Infoxicación - Sobrecarga Informativa. 
https://miriadax.net/documents/35180568/35180598/INFOXICACION.pdf